You are here
Noticias 

Todas putas, bolleras y pescaderas la respuesta de “Ahora Madrid”

Cuanta razón tenían aquellos que por los años 60’s y con motivo de la explotación desconmensurada de España como uno de los puntos turísticos por excelencia para disfrutar del sol y el calor veraniegos que nos caracterizan acuñaron la frase “España es diferente“, porque nada más lejos de la realidad. España, ese extraño país que se define como laico y en el que la religión católica ha sido impuesta como asignatura obligatoria en la anterior legislatura de nuestro ausente Gobierno, no deja de sorprendernos con el posicionamiento conservador de aquellos que ostentan un cargo público de cualquier tipo.

La fiscal y su texto de impugnación: la movida esta servida

Si bien en la propia protesta / manifestación en contra de la existencia de la capilla en el centro público se pudieron desde ver acciones que rozaban lo surrealista hasta cosas que podrían incluso molestar al más ateo de los presentes – entre los que yo me enmarco – lo que aleja este caso de cualquier otro es sin lugar a dudas la impugnación de la actual portavoz del Ayuntamiento de Madrid Rita Maestre; ya que cuando en nuestro país se suceden este tipo de sucesos los mismos distan mucho de estar presentes en los medios, pero claro esta… ¡no se puede dejar pasar la oportunidad! ¿de qué? de hacer ruido en cualquier dirección que no sea ni las corruptelas ni los desfalcos realizados en el mismo Ayuntamiento hace tan solo un mandato.

Como la imparcialidad de poderes en España cuando hay políticos o figuras extremadamente públicas o poderosas en el ámbito económico brilla por su ausencia en muchas ocasiones, en este caso no podríamos ser menos y para muestras este pequeño fragmento del texto de impugnación al recurso presentado por los acusados en este caso:

“Es obvio que las señoritas están en su derecho de alardear de ser putas, libres, bolleras o lo que quieran ser, pero esa conducta realizada en el altar, espacio sagrado para los católicos al encontrarse allí el Sagrario, lugar donde según sus creencias se encuentra su Dios, implica un ánimo evidente de ofender”.

Puede que el tono del texto, alegando claramente que todas las mujeres pueden proclamar libremente que son putas o en cualquier otro lugar pero no en un templo o capilla, podría haberse escrito de mil maneras diferentes, podría reflejar ciento y la madre de tecnicismos jurídicos para cortar de raíz cualquier recurso presentado por los acusados, pero esto es España y aquí se huelen los casos con tintes políticos a mil kilómetros de distancia, independientemente de que los mismos salpiquen a la derecha o la izquierda, aquí en un caso de esta magnitud mediática es facil discernir que medios pueden estar controlados o simplemente estar claramente posicionados a un ideario político determinado.

La respuesta de “Ahora Madrid”

Obviamente, una vez presentado el escrito de impugnación la barra libre de comentarios, despropósitos y posicionamientos de a quienes les importa realmente un rábano este caso no han tardado en aparecer ni han cesado en sucederse, uno tras otro, pero el que nos interesa es sin lugar a dudas el realizado por el partido político que en la actualidad lleva las riendas del Ayuntamiento de Madrid, “Ahora Madrid” que no tardo en publicar un Tweet en el que plasmaban lo siguiente:

Para los que ya conocen como funcionan los medios y la política en nuestro país, con este simple Tweet se han encendido todos los incendios justos y necesarios para que el tema aún continúe estando en boca de muchos y, claro esta, se continúe castigando a “Ahora Madrid” por no expulsar a su portavoz por haber participado en una manifestación de hace 5 años cuando ni tan siquiera existía el propio partido ¿tiene sentido?

Tetas y templos: la mala combinación

Ahora, para distraer al populacho en general tenemos en el punto de mira de la más rabiosa actualidad el caso de Rita Maestre, la portavoz de uno de los partidos políticos que ostentan el poder dentro del Ayuntamiento de Madrid que en sus tiempos mozos de universitaria – long time ago – se manifesto en contra de que en la Universidad Complutense de Madrid existiera una capilla, por aquello de que no se puede predicar con el laicismo y hacer todo lo contrario en las instituciones publicas ¿verdad?

¿Por qué esta queja? puede que se pregunten muchos, ¿por qué no? es lo que me planteo yo

Corría el año 2011 y un grupo de estudiantes de la Universidad pública Complutense de Madrid se manifestó en contra de la existencia de la capilla de esta Universidad, principalmente por el posicionamiento de la Iglesia católica de España en contra de la existencia de: gays, lesbianas, relaciones sexuales no matrimoniales, el aborto, sus discursos contantes de carácter homófogo y puuuuufff… ¡demasiadas cosas! que si bien más que respetar de hecho creo que estamos en la obligación de respetarlas por aquello de que vivimos en un estado laico y el mismo obviamente aboga por la libertad religiosa de cada persona pero obviamente – pienso a título personal – quizás mejor expresar estas creencias fuera de un centro publico en el que por supuesto podemos encontrarnos con: ateos, agnósticos, musulmanes, budistas, lesbianas, gays, bisexuales y por qué no – una vez ya puestos a rascar, fijo que porcentualmente algun alumno también habrá, – también adoradores de Satán; pero que misteriosamente no tienen ni una sala ni espacio en las universidades públicas de España para congregar a sus devotos y fieles.

Por mi parte, puede haber una capilla católica en cada Universidad pública, al igual que: una mezquita, un templo budista, otro judío, etc… Eso si, o todos representados o ninguno

Así pues, nos encontramos con una manifestación-protesta en contra de que exista en exclusiva una capilla católica dentro de una Universidad publica, pero en realidad lo que se perdió por momentos fueron ni más ni menos que las formas, pues ya puestos a ser laicos lo somos y para mi esto significa mantener, sostener y mostrar siempre el máximo respeto por cualquier tipo de religión existente y si bien entiendo perfectamente el motivo o simplemente las causas que impulsaron las propuestas, las formas simplemente se perdieron y – a posteriori – las imputaciones han sido desproporcionadas casi tanto como el revuelo mediático que está teniendo este tema.

 

Related posts