You are here
Noticias 

La perdida del deseo sexual: el motor del mercado erótico

Un porcentaje muy elevado de los clientes habituales de los servicios de escorts, putas y salones de masajes eróticos y en general cualquier local de alterne es formado principalmente por hombres casados o en una situación sentimental comprometida. Esto que puede llegar a parecer algo totalmente normal o más que cotidiano para aquellos clientes habituales de este tipo de servicios, en realidad en muchos casos plasma un problema interno dentro del entorno de sus parejas: la perdida del deseo sexual.

No es que no te quiera, es que ya no me pones

erotismo_deseo_sexual_parejas

Así de claro, simple y directo podríamos llegar a definir lo que muchos clientes habituales experimentan en su día a día en sus relaciones de pareja y si bien el deseo sexual no es que precisamente haya menguado o disminuido particularmente en el caso de muchos hombres pero la perdida de atracción sexual, las constantes negativas o simplemente la perdida de apetito sexual plasmado por algunas mujeres; ocasiona que tras largos lapsos de tiempo intentando mantener un ritmo de relaciones íntimas que simplemente ya no volverá aparentemente muchos hombres vean en el sexo de pago una alternativa más que efectiva para saciar sus deseos sexuales.

La visión de la relación sentimental o incluso los sentimientos puede que no se vean afectados por mantener este tipo de actividades sexuales alejadas del entorno de la pareja al contratar los servicios sexuales de mujeres que ejercen como escorts o prostitutas, es más en muchos casos este tipo de contactos fuera del entorno de la pareja pueden incluso reforzar la misma, ya que las presiones ejercidas por la parte que aún experimenta un deseo activo a nivel sexual hacia la otra parte pueden disminuir e incluso desaparecer al ser cubiertas fuera del entorno de la pareja, un hecho que libera en cierto sentido de las presiones a la parte que ha perdido el interés o el apetito sexual.

Aunque para muchos la perdida del deseo sexual puede estar parcial o completamente relacionada con un cambio de la percepción sentimental de una de las partes o de ambas partes de la pareja, la realidad es que tanto las mujeres como los hombres no estamos diseñados para mantener relaciones estables o por lo menos monogamicas de forma dilatada en el tiempo por una mera cuestión antropomórfica directamente relacionada con la preservación de nuestra especie y es que, queramos o no reconocerlo, no dejamos de ser animales que luchan por su supervivencia en nuestro planeta. Este hecho, la tolerancia o mejor dicho la aceptación de este tipo de contactos con mujeres de carácter erótico o directamente sexual es mejor llevado por los hombres generalmente, ya que dentro del pragmatismo que les caracteriza como género en la inmensa mayoría de las ocasiones saben perfectamente diferenciar entre la actividad sexual y la sentimental, no haciendo mella este tipo de contactos prolongados con profesionales del sector del relax en sus relaciones sentimentales.

La perdida del factor erótico: el mal de muchas parejas

falta-de-deseo-sexual-femeninoEl erotismo o mejor dicho la capacidad de generar una expectativa sexual de atracción a nuestras parejas es una de las causas principales por las cuales muchas mujeres y hombres pierden el interés o el apetito sexual con sus parejas.

El paso del tiempo, las complejidades más que patentes en la conciliación laboral y familiar, los hijos y un largo etcétera de factores externos pueden llegar a ser considerados como artífices de esta perdida de deseo sexual por una de las partes o por ambas partes de la pareja, pero la realidad es que por norma general tanto las mujeres como los hombres tras la primera etapa del enamoramiento y de los primeros años de la relación tendemos a hacer una de las peores cosas que podríamos llegar a hacer: acomodarnos.

La monotonía, la ausencia parcial o total de esos pequeños detalles que avivan no solo la parte sentimental sino también la erótica dentro de las relaciones estables, empujan a muchas parejas a caer en la apatía sexual. Si bien muchas parejas son conscientes de que sus vidas sexuales han dejado de ser tan activas como en los primeros años de sus relaciones e intentan por todos los medios satisfacer este tipo de necesidades al ver que su pareja necesita cubrir aún esta parte de sus relaciones, si no se trabaja el lado erótico de la relación pueden ocasionar encuentros sexuales mecánicos, que no dejan siempre un buen sabor de boca en ambas partes.

La compra de juguetes eróticos, alejarse de la monotonía programática del “hoy sábado noche toca por que toca” o incluso escenificar y materializar algunas de las fantasías más íntimas y personales de cada una de las partes de la relación no solo puede reavivar y volver a encender la llama de la pasión y el erotismo dentro de la pareja, sino que puede catapultarla a un nivel incluso desconocido por ambas partes.

¿Qué puedo hacer?

En realidad las opciones para sortear este posible problema dentro del entorno de las parejas estables están más que bien definidas. No son pocos los terapeutas especializados precisamente en tratar problemas relacionados directamente con la perdida del deseo sexual para aquellas parejas que deseas afrontar el problema de cara o simplemente para aquellas que desean hacer un esfuerzo para cubrir absolutamente todas las necesidades de ambas partes dentro de la propia relación.

Al otro lado de la cama, obviamente, nos encontramos nosotros por lo que si lo que deseas es encontrar una gran variedad de anuncios eróticos de escorts o masajistas, te recomendamos que visites nuestro directorio de anuncios clasificados, ya que estamos seguros que encontrarás en el mismo justo lo que necesitas para salir del paso.

Related posts