You are here
Noticias 

Lucha por la regularización de la prostitución en Barcelona

No es una historia nueva, ni tan siquiera las reivindicaciones efectuadas han sido sumamente modificadas, pero la constante persecución efectuada por las autoridades contra el colectivo de prostitutas en Barcelona ha colmado un vaso que llevaba ya demasiado tiempo rebosando.

Desde la asociación “Prostitutas indignadas” lo tienen cada vez más claro, sin derechos, sin una regularización del sector, miles de profesionales relacionadas con el sector de servicios sexuales simplemente están desamparadas y carentes de las coberturas sanitarias que su oficio requiere y si bien han podido llegar a contar con la colaboración de entidades y grupos como Aprosex (Asociación de profesionales del sexo) y otras entidades la realidad es que como en otras ocasiones sus peticiones bien pueden caer en pozo vacío.

En un mundo perfecto, un partido ya se habría mojado

Las peticiones y reclamaciones efectuadas por esta nueva asamblea en lo concerniente a los derechos obviados de forma fulgurante por todas las administraciones estatales y autonómicas son de sentido común, en efecto, pero por desgracia el sentido común por norma general va en muchos casos en dirección contraria a la política y a la posible fuga de votos conservadores que todos o prácticamente todos los partidos políticos nacionales no están dispuestos a enfrentarse.

Yo, desde mi más humilde opinión, me imagino que en un mundo perfecto este desgaste o mejor dicho esta fuga de votantes potenciales es total y completamente asumible a favor de que un colectivo presente en nuestro país desde que el mismo tiene memoria tengan ya por fin su lugar dentro del marco de lo legal, un lugar en el que derechos, obligaciones tributarias y coberturas sanitarias simplemente vayan cogidas de la mano, no solo por el bien de las propias prostitutas y en general de todas aquellas personas vinculadas al sector sexual, sino también con el fin de brindar un mayor grado de seguridad a un grupo cada vez más amplio y diversificado de clientes que gozarían de igual manera de los favores y servicios proporcionados por los trabajadores sexuales pero con las garantías de que la cobertura sanitaria y control de E.T.S. de los mismos correrían bajo la tutela y seguimiento del Estado.

Bajo mi punto de vista, no vivimos en ese mundo perfecto, presupongo que ningún partido político se posicionará en año electoral a favor o en contra de contemplar en sus programas electorales la remota posibilidad de dar un paso adelante en la regularización de este sector y en la normalización del mismo ¿por qué? porqué España puede ser muchas cosas, pero sigue siendo un país altamente conservador, católico y rebosante de personas con poder que se inclinan más hacía el lado de la balanza de los abolicionistas de este tipo de actividades laborales que del lado de aquellas personas que contemplan esta actividad laboral como una más, aunque no pongo en duda de que muchas de esas voces contrarías a la regularización de la prostitución sean posiblemente clientes habituales de los servicios y favores de este colectivo.

Aquí, en Barcelona, como en el resto de España parece no hay partido político con representación parlamentaria desahogada que sea capaz de dar un golpe en la mesa y alzarse a favor del sentido común ya que parece que resulta mucho más sencillo continuar vulnerando los derechos fundamentales de los trabajadores sexuales de forma sistemática.

Que la noticia siga siendo noticia, ¡es cosa de todos!

Lo peor del caso, como ya ha sucedido en otras ocasiones cuando el colectivo de profesionales del sexo se han llegado a manifestar, el apoyo de los medios de comunicación nace y muere en el momento de la acción, ya sea esta una rueda de prensa o una manifestación; el revuelo mediático que merece sin lugar a dudas tener un colectivo total y absolutamente desprotegido y luchando por ser regulado, pero parece ser que ni en el pasado ni en el presente los grandes grupos de editoriales de nuestro país tengan una clara intención de marcar el ritmo de sucesos presionando a nuestros dirigentes y representes políticos para que se posicionen públicamente a favor o en contra de abordar este problema dado que los mismos parece que con el paso del tiempo han desarrollado unas cualidades innatas para pasar de puntillas o ignorar este tipo de manifestaciones y reclamaciones ¿verdad?

Yo creo que los pasos dados hasta la fecha, que las movilizaciones, las ruedas de prensa, las sentencias en firme que reconocen esta actividad laboral y sus correspondientes coberturas merecen el eco que se merecen y creo que no estaría nada mal que un programa como Salvados hiciera un programa especial al respecto de la regularización de esta actividad laboral con los actores políticos, sindicales y representantes de las asociaciones de los trabajadores sexuales.

Así pues, me he tomado la libertad de preguntárselo directamente en Twitter, quizás tengamos suerte, quizás la noticia siga siendo noticia y quizás, con algo de fortuna, algún político sea capaz de mojarse ante el implacable Jordi Évole

Referencias imprescindibles

Related posts