You are here
Noticias 

Prostitución en Alemania: infierno o paraiso dentro de la legalidad

En Alemania la prostitución dio el salto a la legalidad en el año 2002 equiparando esta actividad laboral con cualquiera de las existentes y brindando a todos los trabajadores sexuales los mismos derechos, prestaciones y coberturas sanitarias que cualquier otro trabajo reglado en este país ¿genial verdad? hasta aquí la lectura diagonal de la regularización de un mercado como el representado por la prostitución puede ser más que idóneo, principalmente porque se brindan a los profesionales eróticos / sexuales de las garantías y coberturas que se merecen pero, por desgracia, como pasa en muchas ocasiones no todo lo que reluce es oro.

Si bien hay muchos antecedentes, datos estadísticos y un sin fin de opiniones encontradas por parte de grupos, colectivos y partidos políticos, en este artículo voy a centrarme en algunos de los aspectos negativos y positivos de la legalización de la prostitución en Alemania.

Lo que no me gusta

La autoridad limitada de los dueños de prostíbulos

Uno de los artículos plasmados en la conocida como “Ley de Prostitución” aprobada en Alemania en el año 2002 otorga a los dueños de los burdeles una autoridad limitada sobre las prostitutas que ejercen este oficio en sus establecimientos.

Este hecho ha brindado en muchos casos del marco legal para que muchas mafias especializadas en la trata de seres humanos puedan continuar dentro del marco de la legalidad sus actividades delictivas, sobretodo cuando las mismas se aplican en jóvenes captadas en países extranjeros, dado que estas chicas ignoran completamente el marco legislativo existente para las trabajadoras sexuales y por consiguiente los derechos y coberturas legales que tienen por ejercer la prostitución en Alemania. ¿Quiero decir con esto que todos los prostíbulos alemanes son malos? no, por supuesto, pero como diría mi padre…

Hecha la ley, hecha la trampa

Si bien la famosa y controvertida “Ley de Prostitución” alemana cubre un gran número de los requerimientos establecidos por las asociaciones de ese y de cualquier otro país, el control y la limitación de estos establecimientos no esta siendo tan efectiva como podríamos llegar a esperar. No son pocas las voces que han alertado de este hecho, ni tampoco son pocas las voces partidarias de nuevas revisiones de Ley pues si bien la misma cumple con su objetivo principal – establecer un marco legal y garantizar prestaciones y coberturas – la misma deja carta blanca en el marco de una regularización del sector más profunda y concienzuda con el fin de garantizar el conocimiento de los derechos adquiridos de cualquier empleada sexual que ejerza en ese país – independientemente de que sea foránea o extranjera – conozca el alcance global de sus derechos y obligaciones.

Tarifas planas sexuales en megaburdeles y burdeles

Con estos antecedentes de desamparo para muchas empleadas sexuales – desconocedoras de sus derechos legítimos – la existencia de tarifas planas sexuales existentes en muchos burdeles y megaburdeles de Alemania podían llegar a fomentar la explotación sexual de las chicas captadas en países extranjeros, principalmente del Este de Europa.

La tarifa plana sexual permitía a los clientes de estas instalaciones disfrutar de un número ilimitado de relaciones sexuales con todas las chicas que quisieran durante su estancia

Si una cosa es innegable, es la capacidad de reacción del Gobierno federal alemán, dado que tras analizar este tipo de servicios y comprender que dentro del marco de la ilegalidad el mismo podría llegar a fomentar la esclavitud sexual de muchas jóvenes desconocedoras de sus derechos, han erradicado por Ley la presencia de este tipo de servicios en los burdeles alemanes.

Dentro de un escenario completamente lícito la idea me parece brutal, pero claro esta en un mercado regulado en el que la falta de supervisión deja al descubierto a un número indeterminado de mujeres y hombres que pueden estar siendo víctimas de esclavitud sexual, creo que la mejor solución es la aplicada por el Gobierno Federal alemán.

Lo que sí me gusta

Una profesión más, con todas las de la Ley

La prostitución es lo que es, una profesión como otra cualquiera; y nuestros vecinos alemanes lo han considerado tal cual brindando a todos los profesionales del sexo de la posibilidad de regular su situación, tributar como cualquier contribuyente y beneficiarse de esta manera del estado de bienestar que cualquier trabajador no sexual posee en Alemania, o lo que es lo mismo que percibir las prestaciones y coberturas sanitarias adecuadas para su profesión.

Para mi este y no otro es el escenario idílico a nivel legislativo, equiparar esta actividad laboral con cualquier otra existente y brindarle – como mínimo – de las mismas coberturas y garantías.

Control sanitario, aunque bajo mi punto de vista… pobre

Las últimas medidas y cambios efectuados por el Gobierno alemán al respecto de la “Ley de prostitución” han ido dirigidas a mejorar las coberturas sanitarias de las prostitutas estableciendo un nuevo actor denominado “asesoría médica“, mediante la cual todas aquellas prostitutas menores de 21 años de edad tendrán que someterse a controles médicos semestrales, entre los cuales se dan por supuesto los correspondientes análisis de enfermedades de transmisión sexual (E.T.S.) pero deja un marco de voluntariedad a las prostitutas mayores de 21 años, o sea que no están obligadas a realizarse controles médicos periódicos y los mismos son totalmente voluntarios.

Creo que en este sentido y considerando que la actividad laboral de las prostitutas puede ser considerada de alto riesgo, el control médico y análisis de E.T.S. deberían tener un carácter obligatorio y periódico, no solo por la seguridad de los clientes sino también por la propia seguridad de cualquier empleada sexual. No son pocos los trabajos que deberían y tienen – dentro del marco de sus convenios colectivos – revisiones médicas especializadas y periódicas.

En un mundo perfecto

Esta claro que aún queda recorrido y no será ni la primera, ni la segunda ni la última vez que se hagan modificaciones y ampliaciones en la Ley de Prostitución en Alemania, no porque la misma sea negativa, mala o no cubra de garantías legales y sanitarias que todos los trabajadores sexuales alemanes necesitan y han demandado, sino porque el camino a la supervisión y control del sector con el fin de erradicar actos delictivos puede que este aún muy verde.

Hoy veo que dentro del marco de la legalidad establecida en Alemania muchas profesionales independientes conocedoras de sus derechos adquiridos pueden disfrutar de un marco de coberturas sanitarias más o menos acordes con su profesión y disfrutar de todos los beneficios sociales, como pueden ser pensiones y prestaciones, pero este es para mi tan solo el primer paso de otros tantos más necesarios.

La misión de esta o de cualquier otra Ley que regule este actividad laboral no ha de ser otra de brindar coberturas y garantías al sector, imposibilitando al mismo tiempo que las actividades ilegales tengan cabida en el mercado, puede que sea complicado, muy complicado de hecho, pero sigo opinando que es necesario y que no es imposible.

También te puede interesar

Llevo ya unos cuantos días interesándome por como funcionan las cosas en Alemania y revisando algunos artículos y fuentes de información que me han servido para formar mi opinión personal y que por supuesto puedes consultar a continuación:

Related posts