You are here
Noticias 

Prostitución, P.I.B. y Albert Rivera: hay que cuadrar las cuentas

No ha sido un partido de izquierdas, no, sino uno de derechas representado por una de las promesas de las juventudes del PP que esta causando estragos a nivel estatal en cada una de las elecciones autonómicas que se están realizando y en cada una de las estadísticas de tendencias de votos que nos van soltando – como viene siendo habitual en año electoral – cada dos por tres.

Si, Albert Rivera ha roto esa barrera infranqueable ante los medios de comunicación, quizás de forma muy desafortunada por las prisas o por la necesidad de síntesis para alcanzar el “kit de la cuestión”, pero sin lugar a dudas es un paso al frente hacía un sendero con un futuro más que incierto de cara a cualquier negociación tras las elecciones generales.

Populismo abolicionista de ayer y hoy

keep-calm-and-ole-tu-cono
Obviedades, no gracias

Antes de poner un dedo en la tecla y abordar un tema que sin lugar a dudas traerá más cola de la que muchos dirigentes políticos pueden llegarse a imaginar, me gustaría hacer una reflexión personal – en la medida de lo que mis vagos conocimientos al respecto de este sector laboral (solo 4 ó 5 años) me han brindado – ya que en este país nuestro no hay editorial en la que no haya presente “un iluminado” que careciendo de datos estadísticos reales – imposibles de realizar al tratarse de un sector que habita en la economía sumergida, osea casi todo son especulaciones en realidad – se posicione directamente ha agrupar a todo el colectivo representado por los trabajadores sexuales como personas sujetas a mafias o redes de trata de personas o simplemente haga florecer tras un titular tan llamativo como “Fantasía #2: Algunas mujeres se prostituyen de manera voluntaria” que muchas prostitutas trabajan por dinero, como nos confirma Cristina Fallarás en su artículo en el diario elmundo.es.  Lamento comunicarte estimada Cristina Fallarás que tanto los trabajadores sexuales como exactamente igual que tu, el resto de los presentes y un servidor, todos trabajamos por dinero o por una necesidad económica.

Si me han podido llegar a resultar desafortunados los comentarios de Albert Rivera en muchos sentidos, el titulo del artículo de Cristina Fallarás ni te cuento

A mi me parece genial que existan abolicionistas ¿por qué?, simple y llanamente porque son el colectivo que quizás vele más por los intereses y la seguridad de estas profesionales de forma indirecta o directa tras, claro esta; de los propios grupos y colectivos representados por los propios trabajadores sexuales. También me gusta que existan defensores a capa y espada de la pulcritud más absoluta de la sociedad – ¿por qué no tendría que gustarme? vivo en un país plural en el que hay cabida para todos – y por supuesto estoy completamente a favor de que se erradique de una vez por todas cosas como la esclavitud sexual o la trata de seres humanos. Pero de ahí a pensar que un oficio como la prostitución va a desaparecer con posturas abolicionistas es como imaginar una sociedad de consumo sin que existan drogas y estupefacientes que permitan a un conjunto determinado de la sociedad a evadirse de esta realidad, en resumen ¡es imposible!

Siempre existirá un mercado sexual, simplemente por que existe un mercado de demanda de este tipo de servicios

La única vía posible para intentar poner cubrir necesidades de este colectivo, dar una mayor protección al mismo y sobretodo controlar e intentar erradicar completamente la trata de seres humanos en nuestro país no es otro que la regularización.

El P.I.B., la deuda soberana y Europa

Volviendo al tema que realmente nos debería preocupar a todos, tanto a partidarios de la regularización como a los abolicionistas; no es otro que una de las máximas impuestas desde Bruselas que por desgracia no ha tocado ningún dirigente del Gobierno actual aún siendo muy conscientes del mismo y de hacerlo, han intentado por todos los medios que no trascienda en exceso en los medios, o sea que para variar de puntillas.

Nuestro P.I.B. el año que viene se va ha ver inflado de manera sustancial, no porque España vaya bien, no porque hayamos salido de la crisis o porque la inversión en I+D+I haya dado sus frutos; sino porque se incorporará los ingresos estimados de la prostitución y del tráfico de drogas blandas al mismo. ¿Dónde está el problema? pues en todos lados.

Albert Rivera lo tiene claro, hay que regular el sector
Albert Rivera lo tiene claro, hay que regular el sector

La capacidad de endeudamiento de España al incrementar su P.I.B. puede incrementarse sustancialmente – ¿recordáis esos 18.000 millones de euros anuales estimados con la prostitución? pues ahora multiplicad esa cifra por 2 o por 5 en realidad para contemplar el tráfico de drogas blandas y sumarlo al P.I.B. actual – con cifras que en realidad no están floreciendo ni nutriendo las arcas del Estado, o sea que todos – absolutamente todos – vamos a pagar de forma directa e indirecta la incorporación aproximada de los 45.000 millones de euros estimados relacionados con estas actividades de la economía sumergida. ¿Qué representa esto en realidad? pues que España podrá incrementar su capacidad de endeudamiento ni más ni menos que otros 45.000 millones de euros más, eso sin perder de vista la realidad absoluta de que no existe tributación alguna sobre estas actividades en la actualidad, o sea que en realidad es un incremento del producto interior bruto totalmente teórico que tendrá una repercusión real en nuestra economía.

Las prisas de Albert Rivera por posicionarse en un escenario de regularización en régimen de autónomos de todas los trabajadores sexuales que operen en España ahora están más que claras ¿verdad? Estamos en año electoral a pocos meses realmente de que el P.I.B. se incremente de manera ficticia casi un 5% y cuadrar unas cuentas que simplemente son imposibles de cuadrar no solo ha de ser una máxima de Ciudadanos, sino ha de ser una máxima absoluta de todos los partidos políticos españoles, porque a mí que no voy más allá de mi economía doméstica y no tengo la carrera de económicas, no me salen los números ¿a ti se cuadran?

En Europa ya son 8 países que ha regularizado el sector

La verdad es que lejos del marco macro-económico de intentar cuadrar los números, la intención de Albert Rivera puede ser la más cercana a la plasmada por grupos y colectivos pro-regularización, esta claro que en España han habido políticas y frentes comunes durante estos últimos 39 años de democracia, pero en lo concerniente a poner límites, freno o posicionarse de manera contundente para lo bueno o para lo malo respecto a las actividades relacionadas con la prostitución en nuestro país no ha habido un consenso.

Pero lo más gracioso del caso que nos  ocupa – la regularización – es dar por sentada la creencia popular de que tan solo existe un país en Europa que haya regularizado la prostitución como una actividad laboral, pues la realidad es que hasta la fecha hay 8 países que han abordado y regulado esta actividad, en el que se encuentra Alemania entre otros:

  • los Países Bajos
  • Alemania
  • Suiza
  • Austria
  • Grecia
  • Letonia
  • Hungría
  • Turquía

Ahora, viendo que no navegamos a oscuras ni en solitario cualquier posicionamiento respecto a una posible regularización del sector sexual a mi no me parece ni tan imposible ni tan complicada, es simplemente una cuestión de sentarse con los actores adecuados, abordar el tema y asumir de una vez por todas que no hay solución que no pase por la regularización.

Fuentes consultadas

Related posts